Agustín, estamos contigo y con todos los maestros que como tú, ya no pueden más.

Agustín, estamos contigo y con todos los maestros que como tú, ya no pueden más.

La situación por la que atraviesa el compañero Agustín Pujols reclama una reflexión de todos, muy en especial de los que dirigen nuestro Departamento de Educación.

Un maestro enseñando electrónica sin materiales, en un salón con filtraciones y deprimente, con estudiantes que nacieron en la era de la tecnología. Ese es el cuadro de miles de maestros que luchan diariamente para evitar que nuestros jóvenes caigan en el mundo de las drogas y la violencia.

Pero eso no es lo único que  nos está afectando. Son otras cosas. Es la falta de apoyo, el papeleo, la burocracia, la indiferencia de los que se dedican a crear formas y procesos sin saber que otros burócratas iguales están creando informes y más informes que el maestro tiene que llenar. Son los burócratas que exigen cuatro carpetas cuando visitan un maestro; son los que diseñan planes kilométricos para que los maestros responsables pasen su fin de semana preparándolos; son los que provocan hacinamiento de estudiantes aunque no haya donde sentarlos; son los que exigen que el maestro entre informes o tome un seminario en una plataforma en línea que no abre; son los que exigen que mientras a otros empleados se le dan las herramientas para su trabajo, el maestro tenga que usar su computadora y  teléfono privado para entrar evaluaciones realizadas por un terapeuta cuya letra es ilegible.

Son los que van a evaluar maestros, pero cuando se les solicita una clase demostrativa no son capaz de darla. Son los que persiguen y maltratan cuando un maestro no les cae bien para sacarlos de la escuela. Son los que se confabulan con algunos padres para presentar querellas frívolas en contra de los maestros. Son los que no entienden que el maestro es un ser humano, que aunque quisiera ser como Madre Teresa o Martin Luther King, en ocasiones no puede más.

Agustín, estamos contigo y con todos los maestros que como tú, ya no pueden más.

 

Aida Díaz

Presidenta

Asociación de Maestros de Puerto Rico

 

 


Comentarios

Rebeca Dohnert Miércoles, 12 de Octubre de 2016

Vengo de una familia de maestros que ejercen o ejercieron desde elemental a universidad a nivel de doctorado. Es triste como con el pasar de los años los valores han ido en picada. Cuando estudiaba en el sistema público el que se portara mal llevaba un relato o un jalón de oreja, no hay que llegar a eso pero los maestros, hoy día no pueden ni mirar mal a los estudiantes. Estamos viendo un sistema de educación abusivo, déspota y hasta maltratante con los maestros. Maestros mal pagos y llenos de trabajo que aveces hasta innecesario son. Esto da vergüenza y llora ante los ojos del MAESTRO Dios. Queremos un PR mejor pero que el gobierno y el sistema trate al educador y a los policías como mi... Estoy con el maestro y si el sistema le somete nos tenemos que levantar y defenderlo.

Rebecca Serrano Jueves, 13 de Octubre de 2016

Comparto sus palabras, mi respeto y admiración para todos los maestros cada día dan lo mejor de ellos en beneficio de nuestros niños,

Karen Hernandez Viernes, 21 de Octubre de 2016

Necesito ayuda con mi jubilacion. Quiero pagar 5 años de colegio privado y todavia NO deciden si es al 2% o al 9 %. Ya tengo 21 años en el sistema y 55 de edad. Me urge saber pues mi salud se ha deteriorado y estoy a punto de renunciar.

Hacer Comentario

Tendencias

Publicaciones Recientes