AMPR junto a comunidades escolares evitaron cierres de escuelas [Documento: Carta Circular Núm. 21]

AMPR junto a comunidades escolares evitaron cierres de escuelas [Documento: Carta Circular Núm. 21]

 

Por AMPR 

Si bien es cierto que la Ley Orgánica del Departamento de Educación (DE) responsabiliza al secretario de la apertura y el cierre temporal o permanente de instalaciones escolares, igualmente cierto es que el estudiante es la razón de ser del sistema educativo y el maestro su recurso principal. Tener escuelas accesibles para los estudiantes, con los ofrecimientos necesarios para que propenda al pleno desarrollo de su personalidad y al fortalecimiento del respeto de los derechos y las libertades fundamentales del hombre,  son dos premisas que son deber y responsabilidad del secretario garantizar para cumplir con lo que establece la Constitución del Estado Libre Asociado De Puerto Rico en cuanto a la educación pública.

El 17 de noviembre el titular del DE emitió la Carta Circular 21, 2015-2016 que establece la reglamentación sobre el Cierre, Consolidación y Reestructuración de las escuelas públicas. Hace apenas unos meses, al final del pasado año escolar, las comunidades escolares de más de 94 escuelas públicas recibieron la nefasta noticia de la orden de cierre, consolidación o reorganización de sus escuelas.  La Asociación de Maestros junto con su Local Sindical, los Consejos Escolares, los padres, estudiantes y maestros se dieron a la lucha de demostrar que esas acciones eran innecesarias y contrarias al bienestar de los estudiantes. Esa lucha, que incluyó varias tácticas, a saber, la calle, los tribunales, el cabildeo con alcaldes y legisladores, reuniones en las Regiones Educativas, con el secretario de Educación y anuncios en los medios de comunicación masiva, lograron que se revirtieran los procesos y sobre 30 escuelas lograron mantenerse abiertas.

Al inicio de este curso escolar, la Asociación, a través de nuestra presidenta, visitamos escuelas consolidadas y denunciamos públicamente que teníamos razón en nuestra advertencia al secretario de Educación de los males que ocasionarían los procesos desarticulados en el cierre, consolidación y reorganización de escuelas que realizaron durante el verano. El hacinamiento, la falta de maestros, de salones y de instalaciones, fueron solo algunos de los males que habíamos anticipado y muchos se cumplieron afectando la calidad de la enseñanza en algunos planteles escolares.

Compartimos un resumen de lo acontecido durante el verano 2015, escrito por periodistas de gran prestigio agrupados en Nueva Ángulo, porque es importante recordar las luchas, los logros y la gesta de la Asociación junto con los maestros y sus comunidades escolares. 

 

La estrategia para evitar el cierre, por Nuevo Ángulo

La Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR), para evitar el cierre de algunas escuelas, brindó apoyo a todos aquellos estudiantes, padres y educadores que reclamaron, por medio de manifestaciones frente a los portones de La Fortaleza y demostraciones ante el Departamento de Educación, que se reevaluara el plan para la consolidación y eliminación de planteles. Así también, la AMPR enfrentó al gobierno a nivel legislativo, criticó la manera en que llevaron a cabo los cierres y aseguró que algunas de las escuelas en lista de cierre no fueron visitadas por el comité designado a evaluarlas.

 Desde que inició el rumor de las clausuras, la Asociación de Maestros comenzó el trabajo de organización en las escuelas. Reunieron a todos los padres  para que estos comprendieran que tenían en sus manos la lucha para evitar el cierre.

“Aunque la ley 149 establece la presencia de padres y que los estudiantes participen, esa no es la práctica. Los padres tienen una capacidad increíble. Resulta asombroso ver cómo se comunican cuando se trata de defender algo que tiene sentido de pertenencia. A los padres se les critica por no estar pendientes, pero si se les dan tareas específicas, ellos van a participar y lo han asumido,” explicó José Meléndez, director de la Oficina de Servicios al Asociado y Asuntos Sindicales de la Asociación.

En defensa de la escuela pública, la AMPR puso a disposición de los padres todos sus recursos, personal en las comunidades escolares, materiales, transportación, cabildeo, les acompañaron a tocar la puerta de los legisladores y  a la protesta que hicieron directamente ante el gobernador. Finalmente, sometieron la demanda en junio pasado contra el Departamento de Educación por violación a su propia política pública establecida en la Carta Circular Núm. 25 2014-2015 que determinó los procedimientos para cerrar las escuelas.

En ese documento se estableció que un comité evaluaría el aprovechamiento académico, la matrícula e indicadores de salud.

Según la coordinadora de la AMPR en la región este, Omayra Liz López, en Luquillo, la Escuela Mata de Plátano fue evaluada por medio de una foto, lo que consideró inaceptable. El plantel que está en un sector distante de ese municipio logró ser excluido del cierre, luego de meses de gestiones de maestros que fueron al DE, cabildearon ante senadores como Luis Daniel Rivera Filomeno y el alcalde de Luquillo, Jesus Gerardo Márquez. Entre esta escuela y la receptora hay una distancia de 6 millas, que no fue considerada, según la coordinadora. Los padres se oponían a dejar a sus niños, que son de escuela elemental, solos en las paradas de guaguas. Peor aún, en mayo se había instalado una nueva fotocopiadora, llegó un comedor nuevo y los baños habían sido remodelados. 

Las mejoras a ese plantel incluyeron el arreglo de las filtraciones en los techos y cemento nuevo en el piso del patio.  La inversión, según el letrero que allí estaba, era de $26,000. Entonces, ¿por qué cerrarla? Tampoco la matrícula de esta escuela era baja. Resultaba evidente que el estudio requerido no se había llevado a cabo.

“La jueza Aileen Navas Auger ha querido escuchar a los padres que están vigilando a las escuelas que han logrado mantener abiertas y que tengan un buen aprovechamiento académico. El Departamento de Educación está evitando la participación de los padres,” agregó Meléndez,

La mayoría de los padres reconoció que si los costos operacionales son muy onerosos ante una matrícula baja, hay que cerrar las escuelas; pero siempre que se siga el procedimiento que el DE estableció. Las incongruencias alrededor de la reestructuración llevaron al propio secretario Rafael Román Meléndez a visitar las escuelas. “Los comités no siguieron las instrucciones del propio secretario. Si él tiene que salir a hacerlo es muy triste,” abundó Meléndez.

La llegada del alto funcionario del DE a los planteles evidenció la pobre labor de estos comités. Meléndez, que recordó que los cierres traen no solo desempleo, sino que afectan el sistema de retiro y por ende, la economía del país, desaprobó  que sean las Pruebas Puertorriqueñas las que se utilicen como base para medir el aprovechamiento.

“Está probado que las Pruebas no lo miden, eso es día a día con los porcentajes que sacan en cada materia, los cuadros de honor... Pero de esas pruebas dependen los fondos federales,” explicó.  

La Ley 149-1999 establece autonomía académica a las escuelas, permite la flexibilidad del currículo, según las particularidades de cada escuela, mediante la “autoridad para revisar los cursos y ajustar los mismos al carácter particular y a las experiencias y necesidades de los estudiantes”. Hay que hacer uso de esta autonomía que resulta tan beneficiosa a la hora de planificar el cómo evitar el cierre de nuestra escuela.

 

  

Carta que establece procedimiento para el cierre, consolidación y reestructuración de escuelas


Comentarios

No hay comentarios

Hacer Comentario

Tendencias

Publicaciones Recientes